Pensar menos… Amar más

Una vez un amigo –cuando aún no lo éramos tanto- preguntó cuál era mi problema con los abrazos. Mi respuesta, una tremenda boludez… “nada… digamos que los reservo para ocasiones especiales sino como que el recurso se agota”.   El tiempo, su amistad y la de otros protagonistas de esta historia se devoraron mis palabras, afortunadamente. … Sigue leyendo Pensar menos… Amar más