Cuantas veces sea necesario

Andate.

Andate una… dos… Andate mil veces.

Aunque la despedida duela.

Aunque lo nuevo asuste.

Aunque la nostalgia asalte.

 

Andate.

Y de tanto irte un día comprenderás,

que hay destinos que te sellan el alma, no el pasaporte.

que algunos viajes no tendrán fecha límite…

que perdurarán por siempre en vos.

 

Sí…

caerás en cuenta que un día te vas

pero se vuelve…

se vuelve jamás.

 

Y conocerás la felicidad

y llorarás de felicidad

y serás consciente de ello

y te aterrarás.

 

Te aterrarás…

tanto que intentarás sabotearte,

tanto que te dolerá pensar en él ¿y si acaba?

tanto porque sabes que acabará.

 

Y encontrarás muchas cosas…

Entre esas te encontrarás,

Y te conocerás

y te reconocerás.

 

Y aprenderás…

a otorgarte licencias

y ser menos dura contigo…

con los demás.

 

Y te amarás…

en toda tu dimensión.

Y de seguro amarás… con cuerpo, mente y alma.

En el sentido más amplio de la palabra.

 

Y verás…

que sólo amándose

una puede verdaderamente amar

lo verás… lo entenderás.

 

Y advertirás…

que ya no sos vos sino que son muchas…

las partes -de otras personas- que te componen,

las pieles que te habitan.

 

Y te irás,

Te irás vacía de vos…

Pero llena de otros

pensando en volver sin ni siquiera haberte marchado del todo.

 

Sí, de seguro continuarás,

Es ley… con el miedo de que te abracen por última vez.

De volver amar.

De volver…

 

Y volverás…

Es inevitable… Pero tu mirada habrá cambiado.

Habrás cambiado.

Pero de todos modos –aunque creas que no encajás- volvé…

 

Volvé como quien se ha caído…

Levantado

y continuado.

 

Volvé como quien se ha perdido…

Hallado

y reconstruido.

 

Volvé como quien ha amado…

Dado

y recibido.

 

Volvé como quien ha encontrado…

Aquello que muchos

ni siquiera han vislumbrado.

 

Volvé como a quien se le ha revelado…

Que es el camino

y no la meta, el objetivo.

 

Volvé…

Como a quien esperan en casa

como si nunca hubiera partido.

 

Volvé y está…

Hasta que toque marcharse de nuevo

Y mientras estás iluminá.

 

Iluminá…

Con la responsabilidad del que mucho ha recibido.

Siendo ojos para quien no lo ha visto.

Bocetando historias para quien ni lo ha soñado.

Inspirando a quien como ejemplo te ha escogido.

Agradeciendo a la vida… por tanto, por todo.

Valorando a los de “acá” y a los de “más allá”

Amando.

 

Y sí, luego si querés andate…

Andate y volvé…

Cuantas veces sea necesario.

2 comentarios sobre “Cuantas veces sea necesario

Responder a Pippo Bunorrotri Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s