Añorar

¿Será posible sabotear a la añoranza,

a esos momentos que se dibujan en la mente?

¿Cómo se vuelve de esos días al día a día?

Es como una broma macabra de la vida.

 

Lo decía Benedetti en algún verso,

¡El olvido está lleno de memoria!

y no hay tregua que pueda contra eso

Que transporte, al ahora, la alegría

de cada instante, cada abrazo, cada risa

y hasta esas tristezas compartidas

Ese sostén, ese saberse contenida.

 

Sin dudas…

casi una broma macabra de la vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s